¿Cómo se crean las tendencias?

¿Cómo se crean las tendencias?

En Navidad, una amiga me recomendó un par de libros sobre moda de una editorial que desconocía hasta entonces. Como soy muy buena, Papá Noel me trajo uno de ellos: “Víctimas de la moda. Cómo se crea, por qué la seguimos” de Guillaume Erner, sociólogo del Institut d´Études Politiques de París.
La verdad es que fue lo de “sociólogo del Instituto de Estudios Políticos de París” lo que me decidió. No quería una novela de ficción, por muy inspirada que estuviera en la realidad, ni un libro de chismes. Quería leer un libro sobre moda sin más. Y, aún a riesgo de encontrarme algo aburrido y pretencioso, la verdad es que los fragmentos que pueden leerse en la página Web de la editorial me animaron.

Ayer lo terminé y me ha gustado mucho. Fue escrito en el año 2002, por lo que datos como salida de Tom Ford de Gucci no constan, pero sigue siendo muy interesante el seguimiento que hace sobre todos los aspectos de la moda que, de una manera u otra, afectan a la creación de las tendencias: la creación de marcas y la evolución de algunas de ellas como Gucci, Dior y Chanel, la aparición de las primeras franquicias de la mano de Christian Dior y su evolución, la alta costura antes y ahora, las celebrities y su obvia influencia, la publicidad, las revistas femeninas, la moda en la calle, el porqué del éxito y del fracaso de algunos diseñadores, etc. Un buen repaso a la moda y a los que la consumimos.
Uno de los capítulos más interesantes es el dedicado a las leyes de las tendencias, que Erner analiza y resume en:
1.- La Ley Poiret: Todo exceso en materia de moda es signo del final. Me hizo pensar en los pitillos y los leggings.
2.- La profecía auto-realizadora: Basta que un objeto sea decretado “tendencia” por una persona habilitada para que, en efecto, se convierta en tal. Obviamente también hay clases entre las personas habilitadas para crear tendencia. Sienna Miller lo sabe.
3.- El concurso de belleza: No, no se refiere a Miss España. (¿Vistéis a Odilia? La exconcursante de Supermodelo 2006 que se picó porque en el programa de Cuatro le dijeron que era más Miss que modelo.). El “concurso de belleza” es un mecanismo descrito por Keynes, que Erner aplica al mundo de la moda, que defiende que “sabiendo que nuestro propio juicio no tiene valor, nos esforzamos por remitirnos al jucio del resto del mundo. Intentamos adaptarnos, pues, al comportamiento de la mayoría o de la media“. En este juego, según decía Keynes, “ganá el que adivina mejor lo que la masa va a hacer“. Nicolás Ghesquière y su colección-homenaje a Balenciaga es un ejemplo claro de esta ley.
4.- Actuar pese a la incertidumbre: Al final son las prendas básicas, el famoso fondo de armario, las que nos ayudan a salir airosos en cualquier situación. ¿A quién le ha fallado alguna vez el little black dress? Sigues las tendencias con el bolso, los pendientes o los zapatos y listo: ya vas a la moda y sin arriesgar demasiado.